Cabecera

CONTENIDO

Cómo alimentarlo

El crecimiento es un periodo delicado que condiciona el equilibrio y la buena salud del futuro gato adulto. De entre los numerosos factores que influyen en el crecimiento, la alimentación desempeña un papel preponderante.

La alimentación del gatito y del gato adulto debe tener en cuenta las características digestivas específicas (gusto, olfato) propias de la especie felina. Solamente los alimentos específicamente elaborados pueden garantizar todos los aportes necesarios para el equilibrio de su gato, sea cual sea su edad, raza o tipo de vida.

Pautas de alimentación

royal
Pautas de alimentación

A la hora de alimentar a los gatitos no solo hay que buscar el alimento óptimo, sino que hay que ofrecerlo de la manera adecuada.

Una vez que hemos decidido cuál es el mejor alimento para nuestro gatito, lo recomendable es mantenerlo hasta el momento que sea necesario hacer un cambio de alimentación (esterilización, edad adulta, enfermedad, etc). Ofrecer una amplia variedad de alimentos favorece un comportamiento caprichoso, mientras que un gato acostumbrado a una alimentación más constante no exigirá cambios frecuentes de alimento.

Se puede elegir entre una presentación seca o húmeda. La elección viene determinada por la preferencia del gatito (o por la del propietario), y las dos pueden ser válidas siempre que se trate de alimentos específicos que cubran sus necesidades nutricionales de una forma precisa. Otra opción es combinar el alimento húmedo y el seco, controlando la cantidad de cada uno para no duplicar la ración. También se puede hacer algo cada vez más habitual: ofrecer de vez en cuando una ración de alimento húmedo a gatos que normalmente toman alimento seco.

Algo en lo que debemos ser estrictos es en no añadir nada a su alimento, ni darle nada de nuestra comida. Lo que podemos conseguir si lo hacemos es desequilibrar el alimento, proporcionar un aporte energético excesivo y provocar problemas digestivos. En definitiva, el gatito solo debe tomar su alimento.

Por otro lado, se debe controlar su ración y dejarla a libre disposición. Es cierto que los gatitos generalmente regulan bien la ingesta de alimentos, pero controlar la cantidad de alimentos que se ofrece nos ayuda a cuidar mejor su salud. Las tablas de los envases indican una cantidad orientativa de alimento que nos sirve como referencia, pero que no hay que cumplir estrictamente si no se adapta exactamente a las necesidades individuales de nuestro gatito. La ración diaria debe estar disponible permanentemente para que la pueda tomar a su ritmo. Los gatos por naturaleza tienden a hacer comidas muy pequeñas pero muy numerosas (12-20) a lo largo del día y de la noche, y de esta forma le permitimos mantener este comportamiento alimentario.

También son importantes algunos aspectos relacionados con el comedero. Su material debe permitir una limpieza fácil, como la porcelana y debe cuidarse su higiene: hay que mantenerlo limpio y evitar que queden restos, especialmente cuando el alimento es húmedo. Además se debe colocar en un lugar adecuado: nunca cerca de la bandeja de arena (al menos con 50 cm de separación), y también separado del agua (evitar comederos dobles) para evitar que la ensucien con croquetas del comedero de al lado.

Por último, hay que recordar que es imprescindible, sobre todo si la alimentación es únicamente seca,  que el gatito tenga agua fresca y limpia siempre a su disposición.

La lactancia

royal
Babycat Milk

El mejor alimento para un gatito lactante es la leche de su madre, es la más completa y la que más le va a proteger su sistema inmunitario, pero hay ocasiones en que es necesario suplementarla (camadas muy numerosas, mastitis en la gata, abandonos de gatitos, etc). Para ello no es recomendable utilizar leche de vaca, su contenido en energía y proteínas son insuficientes para el gatito y su alto contenido en lactosa puede provocar diarreas e intolerancias alimentarias. Si fuera necesario suplementar la leche materna es importante utilizar leche maternizada especialmente formulada para gatitos. Babycat Milk de Royal Canin tiene una composición que imita a leche de gata, enriquecida con EPA/DHA, fácil preparar y con tolerancia digestiva óptima.

¡Después de la leche materna, es sin duda la mejor opción para su gatito!

El destete

royal
El destete

A partir de la cuarta o quinta semana de vida, el gatito puede recibir una alimentación sólida. Este alimento, al principio, consiste en una papilla preparada con un poco de agua caliente o leche maternizada. La cantidad de líquido se irá reduciendo progresivamente hasta no administrar al gatito más que un alimento seco.

Babycat 34 es un alimento especialmente formulado para gatitos de 1 a 4 meses. Sus croquetas miniatura, fácilmente rehidratables, permiten una sencilla transición a la alimentación sólida. Se trata de un alimento enriquecido con proteínas altamente digestibles, fructo-oligosacáridos, L-Lisina, EPA/DHA, además un complejo sinérgico patentado de antioxidantes que estimulan la producción de anticuerpos.

El crecimiento desde los 4 meses hasta el año de edad

royal
Kitten 36 y Kitter Persian 32

Tras la aparición de la dentición definitiva, las proporciones de los distintos nutrientes indispensables para el crecimiento del gato son las mismas hasta cumplir el año. Solamente cambian las cantidades del alimento de crecimiento suministradas diariamente, que van aumentando hasta alcanzar la edad adulta

Kitten 36 es un alimento especialmente formulado para esta etapa del crecimiento con proteínas altamente digestibles, fruto-oligosacáridos, EPA y DHA, un complejo sinérgico patentado de antioxidantes y L-Lisina.

Kitten Persian 32 es un alimento especialmente formulado para el gatito persa. Este producto tiene una croqueta con un tamaño, forma y textura adaptados a la mandíbula y a la forma extraordinariamente chata del gatito persa. Además, sus nutrientes activos intensifican la suavidad y brillo del pelaje, ayuda al gatito a construir sus defensas naturales y refuerzan la seguridad digestiva.

 

Pie